España, en la cima del fútbol sala mundial

Otros deportes | por   |   01/11/2012

El Mundial de 2012 de Tailandia cuenta con un hecho sin precedentes que garantiza el éxito del fútbol sala español: un total de cinco banquillos estarán comandados por técnicos de nuestro país.

De todos es sabido que España puede enorgullecerse de ser la selección más laureada del fútsal europeo y, junto a Brasil, del fútsal mundial. Muchos menos son conscientes de la abrumadora diferencia que, en los aspectos estratégico y táctico, existe entre la Liga española y las demás ligas del mundo. Los técnicos españoles están entre los más preparados del planeta, lo que resulta especialmente importante en un deporte que premia sobremanera el juego colectivo. No es casualidad, entonces, que apuesten por seleccionadores españoles los combinados nacionales de España, Irán, Japón, Libia y Kuwait.

Sin duda, el papel más importante lo desempeñará José Venancio López, campeón de Europa de fútsal el pasado febrero, que afronta ahora el reto de superar a la otra superpotencia mundial, Brasil. Para ello cuenta con la fórmula y plantilla adecuadas: calidad, experiencia, trabajo y saber hacer en los momentos clave.

Muy distintos objetivos se marcan los otros cuatro técnicos. Jesús Candelas, el entrenador más laureado de España a nivel de clubes, dejó la disciplina de Inter tras diez años de éxitos para dirigir a la selección de Irán, uno de los combinados más potentes de Asia. Su lugar natural estaría en los cuartos de final del mundial, claro que sin renunciar a las semifinales y, por qué no, soñando con una hipotética final.

El granadino Miguel Rodrigo tiene a sus espaldas una amplia trayectoria internacional, tras haber dirigido a clubes italianos, rusos y, ahora, japoneses. Ha logrado llevar a la selección de Japón a lo más alto del fútbol sala asiático, aunque desafortunadamente el combinado nipón se ha encuadrado en el “grupo de la muerte” junto a Brasil, Portugal y Libia. Precisamente los libios, vigentes campeones de África, cuentan en su banquillo con el gallego Pablo Prieto. Su presencia en el mundial es un éxito en sí mismo, ya que por motivos disciplinarios el equipo ha tenido que ser reconstruido prácticamente desde cero. Por último, la dilatada experiencia de Luis Fonseca, 18 años en la primera división española, ha sido decisiva para clasificar, o más bien catapultar contra todo pronóstico, al combinado kuwaití al mundial da Tailandia. Un mérito enorme, puesto que sus jugadores apenas son amateurs.

Sin duda, el fútbol sala español está alcanzando las más altas cotas de prestigio.


Tags:

,

Comentarios (1)

Locomur

10 noviembre 2012 / 21:55

La verdad es que tacticamente España tiene más que decir que nadie, y es evidente que el trabajo de los entrenadores españoles que cita el articulo es muy bueno, Por ejemplo Japón le empató a Brasil en un amistoso previo al mundial, y los iranies empataron nada menos que a la propia España. A este fantástico deporte le falta la guinda de ser Olimpico, hecho que merece sin duda, y que sin duda lo catapultaría a cimas más altas. Aunque sin serlo sigue creciendo. Ahora empiezan los cruces del mundial, seguro que vemos autenticas maravillas y partidos llenos de emoción, esto ya no es un mano a mano Brasil-España, y en gran parte como dice el artículo la “culpa” es de los entrenadores españoles.


Déjanos tu comentario

Nombre *

Email (no será publicado) *

* Campos obligatorios